Últimas entradas

Rachel Carson y el misterio de la primavera silenciada

«Rachel era muy tímida y aquél era un nuevo mundo para ella, así que disfrutaba muchísimo de las clases de escritura, pero se sentía rara en las fiestas y en los bailes. Cuando todos se ponían guapos para ir a un concierto en el Carnegie Music Hall, Rachel se escabullía al Museo de Historia Natural para estudiar las aves».

Tras mi lectura de Rachel Carson y el libro que cambió el mundo han quedado en mi haber numerosas impresiones. Por ejemplo, la delicadeza con que su autora, Laurie Lawlor, traza los pasajes más destacados de la vida de la científica norteamericana para acercarlos a todos los públicos, y la sutil belleza con la que la ilustradora Laura Beingessner es capaz de dotar de color y dibujo a esas palabras. Palabra e imagen forman una combinación inseparable en este volumen pensado para el público infantil y juvenil. Lo que sucede es que la literatura LIJ, como todas las etiquetas, es eso, un cliché, una reducción casi absurda de todo un género literario que al igual que la narrativa, la poesía, el ensayo o el teatro carecen de edad aconsejable. Yo, desde luego, a mis veintiocho años y como persona de filosofía y ciencia que soy, tímida en mi juventud y curiosa desde los más recónditos pensamientos que alcanza a conservar mi memoria, he disfrutado con inmensidad leyendo cada página, escudriñando cada detalle de las coloridas ilustraciones y afanando un recorrido hacia adelante y hacia atrás a lo largo del libro. Y es que no todos los álbumes ilustrados ofrecen un texto tan trabajado, sencillo, sensible y colmado de profundidad para los lectores más jóvenes como éste, sino más bien suele suceder lo contrario, en especial cuando se intenta alcanzar a un público apenas alfabetizado. Ni ñoñería ni sensiblería naïf, ni datos apabullantes ni lenguajes sofisticados: ante este libro sólo se puede hacer una cosa, disfrutar, tengas la edad que tengas.

Introducción del libro «Rachel Carson y el libro que cambió el mundo» – Editorial Errata Naturae

Rachel Carson y el libro que cambió el mundo nos habla del amor por la vida, que es sinónimo de amar a la naturaleza. Rachel Carson pujó por abrirse camino en el mundo de la ciencia, dominado por hombres, donde la voz de la mujer era ampliamente cuestionada. Ambivalente y llena de talento, Carson combinó su deseo de ser escritora con su pasión por la biología. Durante sus investigaciones se percató de la gran mortandad de aves que de manera insólita se propagaba por las calles de cada rincón de Estados Unidos. Y pronto halló un culpable evidente: los insecticidas con los que se fumigaban las ciudades sin apenas control y sin ninguna conciencia medioambiental. Así que lejos de amedrentarse ante la poderosa industria química, Carson escribió el libro que ha sido precursor de la conciencia ecológica de nuestros días, Primavera silenciosa. ¿Se imaginan un mundo sin pájaros que nos alegren con sus trinos mientras parásitos -y las enfermedades de las que son vectores- devoran países enteros lejos de las latitudes de donde son originarios?

Errata Naturae da cobijo a este precioso álbum ilustrado dentro de su colección Los pequeños salvajes, destinada al público infantil y juvenil. Ante ustedes se despliega un libro que les invita a adentrarse en la biografía de una mujer luchadora, adelantada a su tiempo y colmada de una singular conciencia ética que ofrecerá a sus hijos y nietos, además de entretenimiento y gusto por la lectura, un referente en igualdad, en valores humanos y en la importancia del estudio de las letras y de las ciencias como lo que son, un único saber. Un libro -editado, por cierto, con mimo al medio ambiente- que hará las delicias de pequeños y mayores y que, desde luego, no les dejará indiferentes, aunque sí encantados. Prometido queda.

Por David Lorenzo

About David Lorenzo (8 Articles)
Filósofo y escritor. Columnista y crítico literario. A través de mis libros y artículos compagino reflexión y pensamiento desde una mirada filosófica y crítica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: