Últimas entradas

Margarita Porete, la precursora de Nietzsche

Margarita Porete fue una filósofa muy controvertida. Amada por unos y odiada y perseguida por otros, regaló a los creyentes cristianos una noción de entender la fe y la forma de llegar a Dios mucho más profunda y liberal de la que la Iglesia católica defendía. Esta idea, generó mucho revuelo en su época y la llevó a confrontar directamente con la Inquisición hasta el punto de ser condenada a morir en la hoguera. Su lucha por reinterpretar la fe fuera de los círculos eclesiásticos la convirtieron en una amenaza para la iglesia, y fue tachada rápidamente de hereje.

Retrato de Margarita Porete

Margarita Porete nació en torno a 1250, no lo sabemos con exactitud, y se cree que vivía en Hainaut en la frontera entre Bélgica y Francia. Sabemos muy poco de su vida porque las únicas referencias a ella se hacen de manera vaga en las crónicas que narraban su juicio y posterior condena. Si queremos trazar un mapa mental del pensamiento de esta filósofa podemos decir que tenía un pensamiento místico y nietzscheano. Místico porque tomaba otros valores distintos a los de la Iglesia para llegar a Dios como por ejemplo la idea de libertad y amor, y nietzscheano porque su pensamiento se articulaba en esencia en la negación de la moral cristiana.

Pensamiento y repercusiones

Porete desafió a la iglesia de varias formas. La primera escribiendo su obra emblemática Le mirouer des simples ämes que traducido al castellano vendría a decir El espejo de las almas simples. En este libro se defiende que la salvación no la da la Iglesia con sus ritos religiosos, sino que se consigue a través del auto perfeccionamiento y del amor a uno mismo. El tenerse amor a uno mismo era considerado por la Iglesia como un pecado porque como había que amar a Dios sobre todas las cosas, incluido por encima de nosotros, el amarse a uno mismo por encima de Dios era considerado egoísmo y vanidad como bien articula para el pensamiento eclesiástico Agustín de Hipona. Para Margarita, Dios estaba dentro de nosotros, era parte de nuestra alma, así que buscar lo mejor para nosotros era como buscar lo mejor para Dios.

De la idea de buscar lo mejor para nosotros nacerá la idea de libertad y esta idea de libertad vendrá construida sobra la negación de la moral cristiana. “El alma no se cuida ni de vergüenza ni de honor, ni de pobreza ni de riqueza, ni de infierno ni paraíso. Esto lo sabe aquel a quien Dios le da entendimiento, porque no lo enseñan las escrituras….” “Virtudes me despido de vosotras para siempre, tendré el corazón más libre y más alegre”” estos fragmentos los podemos encontrar en su libro El espejo de las almas simples. Literalmente podemos ver en estos fragmentos como niega todos los valores morales cristianos y hace una reivindicación de la libertad más absoluta.

Marguerite Porete, El espejo de las almas simples, capítulo 35 (Diálogo del alma y la razón)

Todo este pensamiento amenazaba la hegemonía de la Iglesia en materia religiosa porque ya no era necesario acudir a misa o al confesionario a contar tus pecados para aspirar a la salvación, sino que dependías únicamente de ti mismo. También amenazaba el estatu quo político de la Iglesia. Agustín de Hipona había afianzado el pensamiento de que los males sociales dependían de la voluntad de Dios y no de la gestión del gobernante y por tanto, había que aguantar esos males para poder llegar a Dios porque eran su voluntad. Dios ponía a prueba nuestra fe. Esta idea neutralizaba las revoluciones porque básicamente suponía revelarse contra los designios divinos. Con las nuevas ideas de Margarita la responsabilidad de los males sociales recaían de nuevo en el gobernante e instigaban levantamientos contra la Iglesia ya muy asentada en la corrupción.

El primer desafío a la Iglesia por parte de Porete fue la publicación del libro El espejo de las almas simples y la negación de retirarlo de circulación que amenazaba frontalmente el monopolio de poder que la Iglesia había construido sobre la religión y el Estado. El segundo desafío que hizo a la Iglesia y que sin duda le sentenció definitivamente a morir en la hoguera fue el escribir su libro en francés y no el latín. El latín era considerado por la Iglesia como el idioma oficial para la teología y todo lo relacionado con Dios. Los libros y las citas referentes a Dios debían estar escritos en latín. Si buscamos por ejemplo bibliografía de Agustín de Hipona o Tomás de Aquino, veremos que están escritas en latín (obviamente posteriormente se han traducido a los distintos idiomas). Margarita rompe esta norma publicando su libro en francés lo cual para la Iglesia fue un absoluto insulto y falta de respeto porque era considerado un idioma mundano.

El juicio

Las autoridades eclesiásticas habían avisado a Porete que consideraban su obra herética y había sido quemada públicamente en Valenciennes por el obispo de Cambrai. Le ordenaron parar las publicaciones y retratarse de lo publicado de forma pública, a lo que ella se negó. Fue detenida y pasó un año y medio en la cárcel. En el juicio se negó a retirar su obra, a retratarse y a someterse a los actos protocolarios del juicio. Finalmente fue condenada por tres inquisidores a morir en la hoguera en el año 1310 en la plaza de Grève. Sin duda Margarita Porete fue una mujer ejemplo de valentía, tenacidad y compromiso con unas ideas que reivindicaban libertad.

Por Adrián Moros (@adrixtercio)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: