Últimas entradas

¿Filosofía y religión pueden ser compatibles?

Desde la Edad Clásica, Platón hablaba del mundo de las ideas y Aristóteles del Ser y sus propiedades como forma correcta de llegar a un conocimiento mucho más completo que el que nos podían proporcionar nuestros sentidos. Eran partidarios de que el conocimiento estaba dentro de la persona y no en el mundo exterior. Estos pensamientos los englobamos dentro de la metafísica que es la rama filosófica que estudia el ser y su origen y reflexiona sobre nociones abstractas. La filosofía no solo reflexiona sobre lo que podemos tocar u oler, también reflexiona sobre el bien, la moral, el ser o el espíritu.

En la Edad Media, a raíz de las reflexiones aristotélicas aparece una corriente de pensamiento que es la que domina en Europa durante gran parte del medievo y que se llama Escolástica. La Escolástica es una corriente de pensamiento que busca conciliar razón y fe. Los escolásticos buscan a través de argumentos racionales justificar los dogmas religiosos. Uno de los referentes de este pensamiento será Tomás de Aquino que a través de las influencias aristotélicas y la creación de las cinco vías, creerá haber probado la existencia de Dios. Averroes por su parte intenta unir filosofía y religión. Creía que la verdad de las escrituras islámicas y la filosofía no entraban en contradicción. Para Averroes, un teólogo (persona que se dedica a estudiar a Dios y los limites del conocimiento humano) debía trabajar a través de razonamientos demostrativos, es decir, debía probar racionalmente lo que estaba diciendo.

La Escolástica se convierte en la Edad Media en el pensamiento dominante que influye en todos los ámbitos de la sociedad, desde las creencias pasando por las políticas que se llevaban acabo y acabando en la moral y la distinción del bien y el mal. La construcción del pensamiento escolástico se basaba en cuatro conceptos: El Uno, el Ser, el Bien y la Verdad. El único ser bueno y verdadero era Dios. La metafísica queda bajo la influencia religiosa porque se vincula el Ser con Dios.

Ockham intenta derrumbar el pensamiento escolástico atacando a la razón. Para Ockham como para los escolásticos Dios es omnipotente. Este hecho para Ockham le da a Dios la capacidad de modificar absolutamente todo a su antojo. Dios es el creador de todo y de todos, eso le permite poder modificar lo que quiera a su voluntad. La realidad no es otra cosa que la voluntad de Dios e intentar buscar una explicación a esto por medio de la razón para el filósofo será un error. La razón no es lo suficientemente fuerte como para entender la voluntad divina y por lo tanto solo aspiramos a creer como sujetos en Dios y no a entender como son las cosas, porque mañana podrían ser distintas al depender exclusivamente de la Divinidad.

Por Adrián Moros (@adrixtercio)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: